Neumáticos y lluvia: todo lo que necesitas saber

 In Uncategorized

Las fuertes precipitaciones por toda la Península, han dibujado un panorama otoñal que ya comenzaba a hacerse de rogar. Con la época de lluvias oficialmente inaugurada, el tráfico en las ciudades aumenta, así como el uso de nuestros vehículos privados.

A pesar de que el coche suele ser la alternativa perfecta en días lluviosos, conducir bajo condiciones climatológicas adversas nunca debe tomarse a la ligera. El agarre del vehículo disminuye, además de la visibilidad; lo que aumentará, inevitablemente, la fatiga y el cansancio.

Por hacernos una idea: las estadísticas dicen que en Europa hay 140 días de lluvia al año, y más del 30% de los accidentes ocurren durante la lluvia.

Por este motivo, a la lista de consejos generales como conducir a menor velocidad, se le incluye hacer una revisión de frenos, luces, limpiaparabrisas, líquidos, amortiguadores y –por supuesto- neumáticos.

Neumáticos y lluvia: una estrecha relación

Si lo piensas, el neumático es el único elemento que nos sujeta a la carretera. Por eso, conviene profundizar en todos los factores que podrían causar problemas durante la conducción:

  • Desgaste excesivo. Un neumático desgastado pierde adherencia, especialmente mojado. En líneas generales, el dibujo del mismo nunca debe ser inferior a 1,6 mm. Revisa el neumático en su totalidad, incluida la parte interior.
  • Bultos, roces o cortes. Si el neumático presenta alguna anomalía, conviene que un profesional los evalúe y sustituya si es necesario.
  • Antigüedad. Con el paso del tiempo, los neumáticos se deterioran y pierden prestaciones. Por ese motivo, se aconseja cambiarlos a los 10 años de su fecha de fabricación, sin importar si los hemos usado poco o se note visualmente.
  • Presión incorrecta. Circular con una presión inferior a la recomendada aumentará el peligro de pérdida de aire, incrementando el consumo de combustible y reduciendo la estabilidad.
  • Cristalización. Los neumáticos cristalizados son propios de vehículos que pasan horas a la intemperie, exponiéndose a la radiación solar y las altas temperaturas. Siempre indicará que no está en buenas condiciones.

Por último, hay que tener en cuenta algunas recomendaciones básicas como conducir a una menor velocidad y aumentando la distancia entre vehículos; aprovisionar el coche en caso de viaje largo y plantearse la opción de adquirir unos neumáticos de invierno. ¡Contacta con nosotros para más información!

Recent Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar